De la Natividad de la Virgen a la muerte del patriarca San José – Sección 4

XVI
En Caldea, Egjpto y otros lugares se anuncia el nacimiento de María
En el país de los Reyes Magos mujeres videntes tuvieron visiones del
nacimiento de la Santísima Virgen. Ellas decían a los sacerdotes que
había nacido una Virgen, para saludar a la cual habían bajado muchos espí-
ritus del cielo; que otros espíritus malignos se lamentaban de ello. También
los Reyes Magos, que observaban los astros, vieron figuras y representaciones
del acontecimiento.
En Egipto, la misma noche del nacimiento de María, fue arrojado del templo
un ídolo y echado a las aguas del mar. Otro ídolo cayó de su pedestal y se
deshizo en pedazos.
Llegaron más tarde a casa de Ana varios parientes de Joaquín que acudían
desde el valle de Zabulón y algunos siervos que habían estado lejos. A todos
les fue mostrada la niña María. En casa se preparó una comida para los visitantes.
Más tarde concurrieron muchas gentes para ver a la niña María, de
modo que fue sacada de su cuna y puesta en sitio elevado, como sobre un
caballete, en la parte anterior de la casa. Estaba sobre lienzos colorados y
blancos por encima, fajada con lienzos colorados y blancos transparentes
hasta debajo de los bracitos. Sus cabellos eran rubios y rizados. He visto
después a María Cleofás, la hija de María Heli y de Cleofás, nieta de Ana,
de algunos años de edad, jugar con María y besarla. Era María Cleofás una
niña fuerte y robusta, tenía un vestidito sin mangas, con bordes colorados y
adornos de rojas manzanas bordadas. En los brazos descubiertos llevaba coronitas
blancas que parecían de seda, lana o plumas. La niña María tenía
también un velo transparente alrededor del cuello.

XVII
La Niña recibe el nombre de María
Hoy vi una gran fiesta en casa de Ana. Los muebles habían sido cambiados
de lugar y puestos a un lado en las habitaciones del frente. Los
tabiques de juncos, que formaban habitaciones separadas, habían sido quitados
para poder disponer una gran mesa. En torno de la sala vi una mesa amplia,
baja, llena de platos y fuentes para la comida. En el centro se había levantado
un altar cubierto con un paño rojo y blanco, sobre el cual había una
cunita también de rojo y blanco y una colcha celeste. Al lado del altar había
un atril cubierto, con rollos de pergamino conteniendo oraciones. Delante
del altar había cinco sacerdotes de Nazaret con vestimentas de ceremonias.
Joaquín estaba con ellos. En el fondo, en tomo del altar, había mujeres y
hombres, parientes de Joaquín, todos con trajes de fiesta. Recuerdo a la
hermana de Ana, Maraha de Séforis y a su hija mayor. Santa Ana había dejado
el lecho; pero no asistió a la ceremonia, quedándose en la habitación,
detrás del hogar. Enue, la hermana de Isabel, trajo a la pequeña María, poniéndola
en brazos de Joaquín. Los sacerdotes se colocaron delante del altar,
cerca de los rollos y recitaron en alta voz las oraciones. Joaquín entregó a la
niña al principal de ellos, el cual alzándola en el aire, mientras rezaba, como
para ofrecerla a Dios, la dejó luego en su cuna, sobre el altar. Tomó después
unas tijeras de forma particular, con las cuales cortó tres pequeñas guedejas
de cabello a ambos lados de la cabeza y la frente de la criatura, quemándolas
en el brasero. Tomó luego una caja que contenía aceite y ungió los cinco
sentidos de la niña, tocándole con el pulgar las orejas, los ojos, la nariz, la
boca y el hueco del estómago. Sobre el pecho de la criatura colocó un pergamino
donde estaba escrito el nombre de Maria. Luego se cantaron salmos
y se sirvió la comida, la cual no pude ver.
Varias semanas después del nacimiento de María, vi a Joaquín y a Ana que
iban con la Niña al templo para ofrecer un sacrificio. La presentaron al templo
con vivos sentimientos de piedad y agradeciendo a Dios de un modo parecido
a lo que más tarde hizo la Virgen Santísima cuando presentó al Niño
Jesús y lo rescató del templo, según las prescripciones de la ley. Al día siguiente
entregaron su ofrenda, prometiendo consagrar la niña a Dios en el
templo dentro de algunos años. Después volvieron a Jerusalén.

XVIII
Preparativos para la presentación en el templo
María era de tres años de edad y tres meses cuando hizo el voto de presentarse
en el templo entre las vírgenes que allí moraban. Era de
complexión delicada, cabellera clara un tanto rizada hacia abajo; tenía ya la
estatura que hoy en nuestro país tiene un niño de cinco a seis años. La hija
de María Helí era mayor en algunos años y más robusta. He visto en casa de
Ana los preparativos de María para ser conducida al templo. Era una fiesta
muy grande. Estaban presentes cinco sacerdotes de Nazaret, de Séforis y de
otras regiones, entre ellos Zacarías y un hijo del hermano del padre de Ana.
Ensayaban una ceremonia con la niña María. Era una especie de examen
para ver si estaba madura para ser recibida en el templo. Además de los sacerdotes
estaban presentes la hermana de Ana de Séforis y su hija, María
Helí y su hijita y algunas pequeñas niñas y parientes.
Los vestidos, en parte cortados por los sacerdotes y arreglados por las mujeres,
le fueron puestos en esta ocasión a la niña en diversos momentos, mientras
le dirigían preguntas. Esta ceremonia tenía un aire de gravedad y de seriedad,
aun cuando algunas preguntas estaban hechas por el anciano sacerdote
con infantil sonrisa, las cuales eran contestadas siempre por la niña,
con admiración de los sacerdotes y lágrimas de sus padres. Había para María
tres clases de vestidos, que se pusieron en tres momentos. Esto tenía lugar
en un gran espacio junto a la sala del comedor, que recibía la luz por una
abertura cuadrangular abierta en el techo, a menudo cerrada con una cortina.
En el suelo había un tapete rojo y en medio de la sala un altar cubierto de
paño rojo y encima blanco transparente. Sobre el altar había una caja con
rollos escritos y una cortina que tenía dibujada o bordada la imagen de Moisés,
envuelto en su gran manto de oración y sosteniendo en sus brazos las
tablas de la ley. He visto a Moisés siempre de anchas espaldas, cabeza alta,
nariz grande y curva, y en su gran frente dos elevaciones vueltas un tanto
una hacia otra, todo lo cual le daba un aspecto muy particular. Estas especies
de cuernos los tuvo ya Moisés desde niño, como dos verrugas. El color
de su rostro oscuro de fuego y los cabellos rubios. He visto a menudo semejante
especie de cuernos en la frente de antiguos profetas y ermitaños y a
veces una sola de estas excrecencias en medio de la frente.
Sobre el altar estaban los tres vestidos de María; había también pal1os y
lienzos obsequiados por los parientes para el arreglo de la niña. Frente al
altar veíase, sobre gradas, una especie de trono. Joaquín, Ana y los miembros
de la familia se encontraban reunidos. Las mujeres estaban detrás y las
niñas al lado de María. Los sacerdotes entraron con los pies descalzos.
Había cinco, pero sólo tres de ellos llevaban vestiduras sacerdotales e intervenían
en la ceremonia. Un sacerdote tomó del altar las diversas prendas de
la vestimenta, explicó su significado y presentólas a la hermana de Ana,
Maraha de Séforis, la cual vistió con ellas a la niña María. Le pusieron primero
un vestidito amarillo y encima, sobre el pecho, otra ropa bordada con
cintas, que se ponía por el cuello y se sujetaba al cuerpo. Después, un mantito
oscuro con aberturas en los brazos; por arriba colgaban algunos retazos
de género. Este manto estaba abierto por arriba y cerrado por debajo del pecho.
Calzáronle sandalias oscuras con suelas gruesas de color amarillo. Tenía
los cabellos rubios peinados y una corona de seda blanca con variadas
plumas. Colocárosle sobre la cabeza un velo cuadrado de color ceniza, que
se podía recoger bajo los brazos para que éstos descansaran como sobre dos
nudos. Este velo parecía de penitencia o de oración. Los sacerdotes le dirigieron
toda clase de preguntas relacionadas con la manera de vivir las jóvenes
en el templo. Le dijeron, entre otras cosas: “Tus padres, al consagrarte al
templo, han hecho voto de que no beberás vino ni vinagre, ni comerás uvas
ni higos. ¿Qué quieres agregar a este voto? … Piénsalo durante la comida”. A
los judíos, especialmente a las jóvenes judías, les gusta mucho el vinagre, y
María también tenía gusto en beberlo. Le hicieron otras preguntas y le pusieron
un segundo género de vestido. Constaba éste de uno azul celeste, con
mantito blanco azulado, y un adorno sobre el pecho y un velo transparente
de seda blanca con pliegues detrás, como usan las monjas. Sobre la cabeza
la pusieron una corona de cera adornada con flores y capullos de hojas verdes.
Los sacerdotes le pusieron otro velo para la cara: por arriba parecía una
gorra, con tres broches a diversa distancia, de modo que se podía levantar un
tercio, una mitad o todo el velo sobre la cabeza. Se le indicó el uso del velo:
cómo tenía que recogerlo para comer y bajarlo cuando fuese preguntada.
Con este vestido presentóse María con los demás a la mesa: la colocaron
entre los dos sacerdotes y uno enfrente. Las mujeres con otros niños se senta-
ron en un extremo de la mesa, separadas de los hombres. Durante la comida
probaron los sacerdotes a la niña María en el uso del velo. Hubo preguntas
y respuestas. También se le instruyó acerca de otras costumbres que debía
observar. Le dijeron que podía comer de todo por ahora dándole diversas
comidas para tentarla. María los dejó a todos maravillados con su forma de
proceder y con las respuestas que les daba. Tomó muy poco alimento y respondía
con sabiduría infantil que admiraba a todos. He visto durante todo el
tiempo a los ángeles en torno a ella, que le sugerían y guiaban en todos los
casos.
Después de la comida fue llevada a la otra sala, delante del altar, donde le
quitaron los vestidos de la segunda clase para ponerle los de la tercera. La
hermana de Santa Ana y un sacerdote la revistieron de los nuevos vestidos
de fiesta. Era un vestido color violeta con adorno de paño bordado sobre el
pecho. Se ataba de costado con el paño de atrás, formaba rizos y terminaba
en punta por debajo. Pusiéronle un mantito violeta más amplio y más festivo,
redondeado por detrás, que parecía una casulla de misa. Tenia mangas
anchas para los brazos y cinco líneas de adornos de oro. La del medio estaba
partida y se recogía y cerraba con botones. El manto estaba también bordado
en las extremidades. Luego se le puso un velo grande: de una parte caía en
blanco y de otra en blanco violeta sobre los ojos. Sobre esto colocáronle una
corona cerrada, con cinco broches, que constaba de un círculo de oro, más
ancho aniba, con picos y botones. Esta corona estaba revestida de seda por
fuera, con rositas y cinco perlas de adorno; los cinco arcos terminales eran
de seda y tenían un botón. El escapulario del pecho estaba unido por detrás;
por delante, tenía cintas. El manto estaba sujeto por delante sobre el pecho.
Revestida en esta forma fue la niña María llevada sobre las gradas del altar. Las
niñas rodeaban el altar de uno y otro lado. María dijo que no pensaba comer
carne ni pescado ni tomar leche; que sólo tomaría una bebida hecha de agua y
de médula de junco, que usaban los pobres y que pondría a veces en el agua un
poco de zumo de terebinto. Esta bebida es como un aceite blanco, se expande, y
es muy refrescante aunque no tan fina como el bálsamo. Prometió no gustar especias
y no comer en frutas más que unas bayas amarillas que crecen como
uvas. Conozco estas bayas: las comen los niños y la gente pobre. También dijo
que quería descansar sobre el suelo y levantarse tres veces durante la noche para
rezar. Las personas piadosas, Ana y Joaquín lloraban al oír estas cosas. El anciano
Joaquín, abrazando a su hija, le decía: “¡Ah, hija! Esto es muy duro de
observar. Si quieres vivir en tanta penitencia creo que no te podré ver más, a
causa de mi avanzada edad”. Era una escena muy conmovedora. Los sacerdotes
le dijeron que se levantara sólo una vez, como las demás, y le hicieron otras
propuestas para mitigar sus abstinencias. Le impusieron comer otros alimentos,
como el pescado, en las grandes festividades.
Había en Jerusalén, en la parte baja de la ciudad, un gran mercado de pescados,
que recibía el agua de la piscina de Bethseda. Un día qué faltó el agua, Herodes
el Grande quiso construir allí un acueducto, vendiendo, para lograr dinero, vestiduras
sacerdotales y vasos sagrados del templo. Por este motivo hubo un intento
de sublevación, pues los esenios, encargados de la inspección de las vestiduras
sacerdotales, acudieron a Jerusalén de todas partes del país y se opusieron
firmemente. Recordé en este momento estas cosas. Por último dijeron los sacerdotes:
“Muchas de las otras niñas que van al templo sin pagar su manutención y
sus vestidos, se comprometen, con el consentimiento de sus padres, a lavar los
vestidos de los sacerdotes manchados con la sangre de las víctimas, y otros paños
burdos, trabajo muy pesado que lastima las manos. Tú no necesitas hacer
esto, porque tus padres te costean tu manutención”. María respondió prontamente
que quería hacer también eso, si era tenida por digna de hacerlo. Joaquín se
emocionó grandemente al oírla. Mientras se hacían estas ceremonias vi que Maria,
en varias ocasiones, había crecido de tal modo ante ellos, que los superaba
en altura. Era una señal de la gracia y de su sabiduría. Los sacerdotes se mostraron
serios, con grata admiración.
Por último fue bendecida la niña María por el sacerdote. La he visto de pie
sobre el tronito resplandeciente. Dos sacerdotes estaban a su lado; otro, delante.
Los sacerdotes tenían rollos en las manos y rezaban preces sobre ella con
las manos extendidas. Tuve una admirable visión de María. Me parecía que
por la bendición se hacía transparente. Vi una gloria de indescriptible esplendor
y dentro de ella el misterio del Arca de la Alianza como si estuviese en un
brillante vaso de cristal, Luego vi el corazón de María que se abría en dos
como una puertecita del templete, y el misterio sacramental del Arca de la
Alianza penetró en su corazón. En tomo de este misterio había formado un
tabernáculo de variadas y muy significativas piedras preciosas. Entró en el
corazón, como el Arca en el Santísimo, como el Ostensorio en el tabernáculo.
Vi a la niña María como transformada, flotando en el aire. Con la entrada del
sacramento en el corazón de María, que se cerró luego, lo que era figura pasó
a ser realidad y posesión, y vi que la niña estuvo desde entonces como penetrada
de una ardorosa concentración interior. Vi también, durante esta visión,
que Zacarías recibió una interna persuasión o una celestial revelación de que
María era el vaso elegido del misterio o sacramento. Había recibido él un rayo
de luz que yo vi salir de María.
Después de esto condujeron los sacerdotes a la niña adonde estaban sus padres.
Ana levantó a su hija en alto y estrechándola contra su pecho la besó con
interna dulzura y afecto, mezclada de veneración. Joaquín, muy conmovido, le
dio la mano, lleno de admiración y veneración. La hermana mayor de María
Santísima, Maria de Helí, abrazó a la niña con más vivacidad que Santa Ana,
que era una mujer muy reservada, moderada y muy medida en todos sus actos.
La sobrinita, Maria Cleofás, le echó los brazos al cuello, como hacen las
criaturas. Después los sacerdotes tomaron a la niña de nuevo, le quitaron los
vestidos simbólicos y le pusieron sus acostumbrados vestidos. Todavía los he
visto de pie, tomando algún líquido de un recipiente, y luego partir.

XlX
La partida hacia el templo de Jerusalén
He visto a Joaquín, a Ana y a su hija mayor, María de Heli, ocupados toda
la noche preparando paquetes y utensilios. Ardía una lámpara con varias
mechas. A María Heli la veía con una luz ir de un lado a otro. Unos días antes
Joaquín babía mandado a sus siervos que eligieran cinco de cada especie de
los animales de sacrificio, entre los mejores y los había despachado para el
templo: formaban estos animales una hermosa majada. Después tomó dos
animales de carga y los fue cargando con toda clase de paquetes: vestidos para
la niña y regalos para el templo. Sobre el lomo del animal acomodó un ancho
asiento para que se pudiera sentar cómodamente. Los objetos que se cargaron
estaban acondicionados en bultos y atados, fáciles de llevar. Vi cestas
de diversas formas sujetas a los flancos del animal. En una de ellas había pájaros
del tamaño de las perdices; otros cestos, semejantes a cuévanos de
uvas, contenían frutas de toda clase. Cuando el asno estuvo cargado completamente,
tendieron encima una gran manta de la que colgaban gruesas borlas.
Todavía quedaban dos sacerdotes. Uno de ellos era muy anciano, que llevaba
un capuz terminado en punta sobre la frente y dos vestiduras, la de arriba
más corta que la de abajo. Este sacerdote es el que se había ocupado el día
anterior en el examen de María, y le he visto dar otras instrucciones más a la
niña. Tenía una especie de estola colgante. El otro sacerdote era más joven.
María tenía en aquel momento algo más de tres años de edad: era bella y delicada
y estaba tan adelantada como un niño de cinco años de nuestro país.
Sus cabellos lisos, rizados en sus extremos, eran de un rubio dorado y más
largos que los de Maria Cleofás, de siete años, cuya rubia cabellera era corta
y crespa. Casi todas las personas mayores llevaban largas ropas de lana sin
teñir.
Yo no notaba la presencia de dos niños que no eran de este mundo: estaban
allí en una forma espiritual y figurativa, como profetas; no pertenecían a la
familia y no conversaban con nadie. Parecía que nadie notaba su presencia.
Eran hermosos y amables; tenían largos cabellos rubios y rizados. Mirando a
uno y otro lado me dirigieron la palabra. Llevaban libros, probablemente para
su instrucción. La pequeña María no poseía libro alguno a pesar de que sabia
leer. Los libros no eran como los nuestros, sino largas tiras de más o menos
media vara de ancho, enrolladas en un bastón, cuyas extremidades asomaban
por cada lado. El más alto de los dos niños se me acercó con uno de los rollos
desplegados en la mano y leyó algo, explicándomelo luego. Eran letras de oro,
totalmente desconocidas para mí, escritas al revés y cada una de ellas parecía
representar una palabra entera. La lengua me era completamente desconocida
también y, sin embargo, la entendía perfectamente. Lástima que haya olvidado
la explicación. Tratábase de un texto de Moisés sobre la zarza ardiente. Me declaró:
“Como la zarza ardía y no se quemaba, así arde el fuego del Espíritu
Santo en la niña María, y en su humildad es como si nada supiera de ello. Significa
también la divinidad y humanidad de Jesús y como el fuego de Dios se
une con la niña Maria”. El descalzarse explicólo como que la ley se cumplia, la
corteza caía y llegaba ahora la sustancia. La pequeña bandera que traía la extremidad
del bastoncito significaba que María empezaba su camino, su misión
para ser Madre del Redentor. El otro niño jugaba con su rollo inocentemente,
representando con esto el candor infantil de Maria, sobre la cual reposaba una
promesa muy grande, la cual, no obstante tan alto destino, jugaba ahora como
una criatura. Explicáronme aquellos niños siete pasajes de sus rollos; pero a
causa del estado en que me encuentro, se me ha ido de la memoria. ¡Oh Dios
mío! Cuando se me aparece todo esto ¡qué bello y profundo es y, al mismo
tiempo, qué simple y claro! …
Al rayar el alba vi que se ponían en camino para Jerusalén. La pequeña María
deseaba vivamente llegar al templo y salió apresuradamente de la casa acercándose
a la bestia de carga. Los niños profetas me mostraron todavía algunos
textos de sus rollos. Uno de éstos decía que el templo era magnífico, pero que
la niña María encerraba en si algo más admirable aún. Había dos bestias de
carga. Uno de los asnos, el más cargado, iba conducido por un servidor y debía
ir siempre delante de los viajeros. El otro, que estaba delante de la casa, cargado
con más bultos, tenía preparado un asiento, y María fue colocada sobre él.
Joaquín conducía el asno. Llevaba un bastón largo con un grueso pomo redondo
en la extremidad: parecía un cayado de peregrino. Un poco más adelante iba
Ana con la pequeña María Cleofás y una criada que debía acompañarla en todo
el camino. Al empezar el viaje se juntaron con ellas unas mujeres y niñas: se
trataba de parientas que en los diversos cruces del camino se separaban de la
comitiva para volverse a sus casas. Uno de los sacerdotes acompañó a la comitiva
durante algún tiempo. He visto unas seis mujeres parientas, con sus hijos y
algunos hombres. Llevaban una linterna , y vi que la luz desaparecía totalmente
ante aquella otra claridad que derramaban las santas personas sobre el camino en
su viaje nocturno, sin que, al parecer, lo notaran los demás. Al principio me pareció
que el sacerdote iba detrás de la pequeña María con los niños profetas. Más
tarde, cuando ella bajó del asno para seguir a pie, yo estuve a su lado. Más de
una vez oi a mis jóvenes compañeros cantando el salmo 44: Eructavit cor meum,
y el 49: Deus deorum Dominus locutus est. Supe por ellos que estos salmos serían
cantados a doble coro cuando la Niña fuera admitida en el templo. Lo escucharé
cuando lleguen al templo. Al principio vi que el camino descendía en
pendiente de una colina, para volver a subir después. Siendo temprano, y
habiendo buen tiempo, el cortejo se detuvo cerca de un manantial del que nacía
un arroyo. Había allí una pradera y los caminantes descansaron sentándose junto
a un cerco de plantas de bálsamo. Debajo de estos frágiles arbustos solían poner
vasos y recipientes de piedra para recoger el bálsamo que iba cayendo gota a
gota. Los viajeros bebieron bálsamo y echaron un poco en el agua, llenando pequeños
recipientes. Comieron bayas de ciertas plantas que allí había, con panecillos
que traían en las alforjas.
En ese momento desaparecieron los dos niños profetas. Uno de ellos era Elías;
el otro me pareció que era Moisés. La pequeña María los había visto; pero no
habló de ello con nadie. Así sucede que a veces vemos en nuestra infancia a
santos niños y en edad más madura a santas jóvenes o muchachos, y callamos
estas visiones sin comunicarlas a los demás por ser tal momento un instante de
gozo celestial y de recogimiento. Más tarde vi a los viajeros entrar en una casa
aislada, en la que fueron bien recibidos y tomaron provisiones, pues los morado·
res parecían ser de la familia. En aquel sitio se despidieron de la niña Cleofás,
que debía volver a su casa. Durante el día, vi el curso del camino que suele ser
bastante penoso, pues hay muchas subidas y bajadas. En los valles hay a menu·
do neblina y rocío; con todo, veo algunos lugares mejor situados, donde brotan
flores. Antes de llegar al sitio donde debían pasar la noche, hallaron un pequeño
arroyo. Se hospedaron en una posada al pie de una montaña en la cual se veía
una ciudad. Por desgracia, no recuerdo el nombre de esa ciudad, pues la he visto
durante otros viajes de la Sagrada Familia, por lo cual confundo los nombres.
Lo que puedo decir es que ellos siguieron el camino que tomó Jesús en el mes
de septiembre, cuando tenía treinta años e iba de Nazaret a Betania y luego al
bautismo de Juan y aun esto lo digo sin certidumbre completa. La Sagrada Fa·
milia hizo más tarde este camino en la época de la huida a Egipto. La primera
etapa fue Nazara, pequeño lugar entre Massaloth y otra ciudad ubicada en la
altura, más cercana a esta última . Veo por todas partes tantas poblaciones, cuyos
nombres oigo pronunciar, que luego confundo unos con otros. La ciudad cubre
la ladera de una montaña y se divide en varias partes, si es que realmente todas
forman una misma ciudad. Allí falta agua y tienen que hacerla subir desde el
llano con la ayuda de cuerdas. Veo allí torres antiguas en ruinas. Sobre la cum·
bre de la montaña hay una torre que parece un observatorio con un aparato de
mampostería que tiene vigas y cuerdas como para hacer subir algo desde la ciu·
dad. Hay una cantidad tan grande de estas cuerdas que el conjunto aparenta
mástiles de buques. Debe haber como una hora de camino desde abajo a la
cumbre de la montaña, desde donde se disfruta de una espléndida vista muy ex·
tensa . Los caminantes entraron en una posada situada en la llanura. En una parte
de la ciudad había paganos, considerados como esclavos por los judíos, de·
biendo someterse a rudos trabajos en el templo y en otras construcciones.
Esta noche he visto a la pequeña María llegando con sus padres a una ciudad situa·
da a seis leguas más o menos de Jerusalén en dirección noroeste. Esta ciudad, se
llama Bet-Horon y se encuentra al pie de una montaña. Durante el viaje atrave·
saron un pequeño río que desemboca en el mar en los alrededores de Jopé, don·
de enseñó San Pedro después de la venida del Espíritu Santo. Cerca de Bet·
Horon tuvieron lugar grandes batallas que he visto y olvidado. Faltaban aun dos
leguas para llegar a un punto del camino desde donde se podía divisar a Jerusa·
lén; he oído el nombre de este lugar, que ahora no puedo precisarlo. Bet-Horon
es una ciudad de Levitas de cierta importancia: produce hermosas uvas y gran
cantidad de frutas. La santa comitiva entró en la casa de unos amigos, que estaba
muy bien situada. Su dueño era maestro en una escuela de Levitas y había
allí algunos niños. Me admira ver allí a varias parientas de Ana, con sus hijas
pequeñas, que yo creía que habían regresado a sus casas al principio del viaje:
ahora advierto que llegaron antes, tomando algún atajo, quizás para anunciar la
llegada de la santa comitiva.
Los parientes de Nazaret, de Séforis y de Zabulón, que habían asistido al examen
de María, se hallaban allí con sus hijas: vi, por ejemplo, a la hermana mayor de
María con su hija María de Cleofás, y a la hermana de Ana venida de Séforis con
sus hijas. Con motivo de la llegada de la pequeña María hubo grandes fiestas.
María fue llevada en compañía de otras niñas a una gran sala, y puesta en un
asiento alto, a semejanza de un trono, dispuesto para ella. El maestro de escuela y
otras personas hicieron toda clase de preguntas a María y le pusieron guirnaldas
en la cabeza. Todos estaban asombrados por la sabiduría que manifestaba en sus
respuestas. Oí hablar en esta ocasión del juicio y prudencia de otra niña que había
pasado por allí poco antes, volviendo de la escuela del templo a la casa de sus
padres. Esta niña se llamaba Susana y más tarde figuró entre las santas mujeres
que seguían a Jesús. (En otra ocasión Ana Catalina dijo que esta niña era parienta
de María).
María ocupó su puesto vacante en el templo, pues había un número fijo de plazas
para estas jóvenes. Susana tenía quince años cuando dejó el templo, es decir,
cerca de once más que la niña María. También Santa Ana había sido educa-
da allí a la edad de cinco años. La pequeña María estaba llena de júbilo por
hallarse tan cerca del templo. He visto a Joaquín que la estrechaba entre sus
brazos, llorando y diciéndole: “Hija mía, ya no volveré a verte”. Habían preparado
comida y mientras estaban en la mesa, vi a María ir de un lado a otro,
apretarse contra su madre, llena de gracia, o, deteniéndose detrás de ella, echar·
le los bracitos al cuello.
Esta mañana- muy temprano vi a los viajeros salir de Bet-Horon para dirigirse
a Jerusalén. Todos los parientes con sus criaturas se habían juntado a ellos y lo
mismo los dueños de la casa. Llevaban regalos para la niña, consistentes en
ropas y frutas. Me parece ver una fiesta en Jerusalén. Supe que María tenía en
ese momento tres años y tres meses. En su viaje no fueron a Ussen Sheera ni a
Gofna, a pesar de tener allí amistades; pasaron sólo por los alrededores. Vi que
el maestro de los Levitas con su familia los acompañó a Jerusalén. Cuanto más
se acercaban a la ciudad tanto más se mostraba María contenta y ansiosa. Solía
correr delante de sus padres.